Calaveritas literarias para morir de risa

Calaveritas literarias para morir de risa

En un mundo aletargado por la rigidez y la seriedad sofocante se necesita del humor y la risa para mantenerse a salvo. Las calaveritas literarias para morir de la risa nos presentan la risa como un refugio y como una fuente. Un refugio ante la intemperie del mundo racional y una fuente para encontrar otras formas de ver y comprender el mundo de una manera menos trágica.

El humor es ante todo una lógica de la subversión: se rebela contra el orden establecido para inventar uno nuevo. El poder le teme al humor porque sabe que éste es capaz de voltear las cosas y burlarse de lo más serio que pueda existir.

En las calaveritas literarias para morir de risa se muestran una serie de hechos cuya construcción discursiva rompe con la lógica establecida para causar el efecto de hilaridad. Se muestran personajes tales como el loco, el genio, el pícaro (y en ocasiones, el preferido de muchos: la suegra) que permiten mostrar el mundo desde otro ángulo y encontrar siempre un motivo para la risa en cualquier situación de la vida

Y es que el ser colectivo del mexicano no es ajeno al buen humor: nuestra cultura ha cultivado la risa como una característica inherente del gentilicio mexicano. Es comprensible, entonces, que una de las características primordiales de las mejores calaveras literarias sea causar risa mediante el uso del tono burlesco y de comicidad que se le imprime a la hora de contar una historia.  

La risa es una condición exclusiva del ser humano (las demás especie del reino animal no se ríen) y estas calaveritas puede funcionar como una válvula de escape para hacer la vida un poco más llevadera, y robarle espacio a las angustias que nos aquejan. Dale espacio a una buena carcajada. Se pude vivir mejor si somos capaces de morir de risa con una calavera literaria.

Reir es de las actividades más sanas y gratificante que puede hacer una persona, es una excelente terapia ente los problemas, un excelente forma de estar saludable y socialmente conectado con los debas, reír es un ejercicio democrático, plural que deberían practicas todas las personas sin importar su raza, condición, nivel intelectual o económico. Así que nunca es tarde para hacerlo, tú momento es hoy, ríe, vive, comparte con los demás esta grata practica.

Algunas calaveras literarias para morir de la risa

Carmencita Perez es aficionada a nadar, le encanta el agua

Desde niña mostró una especial atracción por el líquido vital

Nadie podía ganarle en la competencia escolar de nado, es una sirena

Que nadie podía nadar más rápido que ella, ya las demás niñas.

no querían competir con ella, porque se sentían en desventaja.

Era tan obsesionada con el tema del agua que su perro se llama gota,

Su gata, lleva por nombre lluvia, y su lorita verde h20 fue bautizada

Pronto se fue a vivir al mar, donde cumplió todos sus sueños y locuras

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..