Calaveritas literarias largas para asustar

Calaveritas literarias largas para asustar

Las calaveritas literarias largas para asustar crean una atmosfera de misterio y terror para narrar una historia cuyo principal propósito es hacer surgir el sentimiento de miedo en los lectores u oyentes. Para crear esta atmosfera se derriban las fronteras entre lo natural y lo sobrenatural; de hecho, lo segundo termina imponiéndose a lo primero: lo cotidiano se ve amenazado de pronto y cede su espacio a la irrupción de lo extraordinario.

En las calaveritas para producir miedo, lo desconocido nos asalta con toda su fuerza creadora para llevarnos a su territorio: el territorio de lo oscuro, de la incertidumbre; el territorio de las noches de luna tenebrosa.

No es casualidad que el terror sea uno de los géneros preferidos por la literatura y que haya tenido exponentes de la talla de H.P  Lovecraft  y Edgar Allan Poe que llevaron la narración de terror a niveles inusitados y que no hayan dejado de perturbar las noches de quienes han leído sus historias. La calaveritas largas para asustar son una manifestación popular de esta importante corriente de la literatura universal.

La calaveritas, al ser genuina expresión de la cultura tradicional mexicana, lleva consigo todo ese caudal de conciencia mítica que conforma nuestro imaginario, reelaborando narrativamente leyendas que han sido trasmitidas a través de la oralidad y que forman parte de los miedos ancestrales del mexicano. En ese imaginario se conjuntan fantasmas, vampiros, muertos que regresan a la vida, monstruos, brujas y demonios que siempre persiguen y asechan a alguien desde la oscuridad.

El miedo es una de las emociones más antiguas del ser humano, se puede decir que nacimos teniendo miedo pues ésta forma parte de nuestros instintos básicos de supervivencia. En las calaveritas que se escriben para asustar se nos cuentan historias donde lo siniestro y lo demoniaco ejercen en un mismo impulso de repulsión y atracción, mostrando ese lado oscuro de lo humano.

Vamos a ver esto que acabamos de explicar en las siguientes calaveritas de miedo.

Algunas calaveras literarias para asustar

Una noche lluviosa esta un niño durmiendo en su cuarto

Eran cerca de las 11 de la noche cuando un trueno lo despertó

La cortina de su ventana se estremecía fuertemente por el viento

El niño se levantó y cerro la ventana, cuando lo hacía se mojo

levemente por la fría agua de la lluvia que caiga a cantaros 

el niño volteo y se acostó nuevamente, mientras se dormía de nuevo

sintió un olor extraño que venía dentro de su casa, pero

el joven se quedó dormido nuevamente pero al poco tiempo

le despertó un ruido desgarrador lo que parecía un grito,

doy un salto de la cama y con mucho miedo fue abriendo

la puerta, se asomó en el pasillo pero no vio nada raro

poco a poco fue avanzando por el pasillo que lleva al salón

la luz de la sala estaba apagada pero se veían unas siluetas en lo oscuro

otro trueno estremeció el lugar, y el susto fue mayor cuando el relámpago

dejo ver por instantes a un hombre desconocido de perfil en el salón

había sangre por todos lados. En ese momento el joven despertó.  

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..