Calaveras literarias sobre epitafios

Los epitafios siempre llaman la atención y son simbólicos, es un pequeño texto que se deja en la lapidas, generalmente los escriben los familiares pero ocasionalmente las personas antes de morir lo dejan escrito y le hacen saber a sus seres queridos que lo escriban luego que esté enterrado.  Estas figuras literarias que tanto han calado en el pueblo mexicano traspasando hoy fronteras por el fenómeno del internet tuvieron su nacimiento en aquellos escritos en las sepulturas de los difuntos, se decían también oralmente hasta evolucionar en lo que son hoy.

Literalmente hablando un epitafio es el texto que distingue al difunto, escrito en una lápida sobre su tumba. Y estaba signado para ser escrito por la persona más cercana y amada por el muerto; el cual sacaba de lo más profundo de su corazón y mente la inspiración para escribirlo en forma de verso. Y muchas personas contrataban poetas para que le hicieran una mejor composición que honrará mejor al difunto.

Además los epitafios son un acto de amor y veneración que se remonta a miles de años atrás, de hecho el propio Platón participó en su producción  construyendo epitafios en verso a cuatro “hexámetros” los cuales además de ser de origen griego eran amplísimamente usados en la literatura clásica, la Odisea y la Ilíada de Homero fueron escritas con ellos.

De hecho, tradicionalmente existían personas dedicadas a componer epitafios en forma de verso donde resaltaban las características más notorias del difunto. Hoy esa práctica ha evolucionado y se nos presenta como calaveras literarias sobre epitafios, las cuales presentan una gran variedad de composiciones que cubren todos los aconteceres de la sociedad en todos los ámbitos y espacios de la vida.

Calaveras epitafios de un marinero

Este hombre fue un viajero interminable y cansado

un experto en despedirse de amores y puertos

que van quedando en el frio territorio del olvido

mientras avanza en un mar de niebla y olvido.         

No quiero enumerar los amores que quise hondamente

Porque no caben en la superficie de este mármol

Lo que quiero es dejar constancia que ame sin limitaciones

y que me recuerden tal como fui, un loco bucanero.

Mis únicas deudas que deje fueron pagadas con la muerte

pido perdón si por amor herí a algún corazón soñador

siempre mi intención fue la misma, entregarme a los amores

que fueron surgiendo en algún puerto nuevo y lúgubre.  

Epitafio de un hombre

Hasta aquí llegó mi apego a los relojes y calendarios

Por esa involuntaria acción de respirar aire puro

En los instantes que si agotaban en los segundo sin saberlo

Y me empujaban al final del camino donde hoy me pusieron.

No hay mucho que decir de mí que ya no les haya dicho

Intente buscar sin descanso  la felicidad en una meta

Pero no pude ver que el vivir no es un destino sino un camino

Pero ni modo ahí les dejo el saldo de memorias guardado en la gaveta.

Calificación

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..