Calaveras literarias al cielo

Calaveras literarias al cielo

Hermosas calaveras literarias al cielo para que las disfruten. Desde que el hombre tiene memoria se ha referido al Cielo señalando hacia el firmamento, también ha llamado Cielo al lugar de descanso eterno que DIOS ha preparado para todas las almas de los hombres que por sus buenas acciones se merecen ir allá, en contra parte con el infierno. Sencillamente se podría definir como el espacio en el que se mueven los astros.

Con  calaveras literarias al cielo nos damos cuenta que existen millones de personas que piensan que el cielo es una bóveda celeste, sin darse cuenta que lo que se aprecia de ese color azul tan hermoso no es otra cosa que una ilusión óptica que parece rodear la tierra.

Lo que verdaderamente se aprecia al levantar la cabeza y mirar hacia lo alto es solo un espacio vacío infinito, donde se distribuyen el Sol, las estrellas, los planetas y la Luna.

Calaveritas literarias al cielo

Para las calaveras literarias al cielo y sus versos, esta esfera celeste está dividida en regiones llamadas constelaciones; y representa la zona gaseosa más densa de la atmósfera de cualquier planeta.

También es cierto que el Cielo es uno de los espacios más hermosos que el hombre puede admirar y disfrutar con fenómenos meteorológicos extraordinarios: Las nubes, los arco iris, el sol, la luna, tormentas eléctricas, la aurora, puestas de sol, etc.

En el caso del color del cielo surge de la gran interacción de la luz solar con la atmósfera. En un día soleado el cielo se aprecia celeste. Y este color varía en la escala del naranja y rojo durante la aurora y la puesta del sol.  El cielo se alegra ante estas dedicadas calaveras literarias.

Calaveras al cielo nocturno

Una bóveda que arde desde la pretenciosa altura
nos muestra el palpitar de joyas y luciérnagas
que se abrazan a las constelaciones y sus sentencias
y adornar la mirada de los noctámbulos que miran a esta hora.

Cementerio de dioses agolpados en el cosmos
y es que estas calaveras siderales muestras su baile
que marcha lentamente a la delgadez del horizonte
y confirman que la muerte también reina en el universo.

Calaveritas del cielo desnudo, concédeme mis deseos
de intentar ser feliz mientras pueda, en esta brevedad toda
de instante que somos mientras vamos danzando
muriendo en la lentitud abrazada al andar de los horas.

calaverita al cielo al amanecer

Calaveras al día lluvioso

En estas horas liquidas, vemos el agua caer
en su constante fluir de lágrimas verticales
que dejan su lamento puesto sobre las flores
y el cansado pavimento por donde pasan los relojes.

Llueve sin piedad sobre el suelo que se renueva
y se bebe las trasparencias precipitadas
las calaveras salen con sus paraguas
a jugar sobre los charcos que se hacen ruedas.

Un perfume a rosas de muertos queda en el aire
que mesen los árboles y las faldas de las mujeres
cuando la lluvia se marcha queda la melancolía
recorriendo los rincones de este ciudad cansada.

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..