Calaveras literarias a los abuelos fallecidos

Calaveras literarias a los abuelos fallecidos

Las calaveras literarias tienen un valor importante para la cultura mexicana, latinoamericana y mundial. Porque a través de ellas manifestamos la idiosincrasia y la vida misma de las personas. Para muchos la familia es importante, nuestros seres queridos ocupan un papel central en nuestra vida y nuestros sentimientos.

Los abuelos son como segundos padres, unos cúmulos de conocimiento y experiencias que siempre las trasmiten a sus familiares, cuando mueren dejan una huella imborrable en nosotros. Hoy mostraremos calaveras para abuelos fallecidos para mantener vivo su recuerdo por siempre. Estas calaveritas literarias las puedes decir el día de los muertos o cuando tus abuelos tengan aniversario de muerte.

Si tienes a tus abuelos vivos cuídalos como un tesoro, disfruta compartir con ellos, dedícales tiempo de calidad, conversen, escuchen sus sabios consejos.  Háganlos saber lo mucho que los quieren y los importantes que son para ustedes.

Si en tu caso tus abuelos ya han fallecido, recuérdalos con cariño y revive esos momentos que compartieron en vida. Anímate a escribirle las mejores calaveras y dedícaselas el día de los difuntos o en la fecha en la que cumplían años. Esto puede ser un ejercicio simbólico que tenga efectos positivos en nosotros dado que recordar es vivir y mientras tengamos en nuestra mente y en nuestro presente a nuestros seres queridos, de alguna manera también los estamos manteniendo vivos a ellos.

Abuelo

Siempre recuerdo al abuelo

su cálida voz bajo los arboles

sus historias que cobraban vuelo

en mi niñez de inocencia y dulces.

Era como mi padre dos veces

me consentía a grandes manos

mi padre y él, dos espejos iguales

gotas de agua que jamás hicieron daño.

No pensé que el dolor anidaría en mi pecho

Inocente yo de que estaba rondando la muerte

el cuerpo desgastado de mi viejo

Y que su partida sería tan fuerte

Al abuelo

Nos vemos el próximo mes me dijo

el abuelo cuando se despidió

dándome un beso sincero

se fue lento como un barco.

Yo regresé a jugar a mi casa

como de costumbre con los juguetes

el de madera que él me obsequiara

en mi cumpleaños número trece.

No pudo cumplir su palabra

porque las dolencias de la tos

 no le permitió salir de su estancia

entre malestares y pastillas.

Días después moriría en el quirófano

cuando los médicos intentaban

salvar a mi amado abuelo

pero pudo más el llamado del sepulcro.

Sobre los abuelos

Dicen que se quieren más a los nietos

que los propios hijos que tuvieron

y basta con verlos compartir contentos

para afirmar que esto es cierto.

Es poco el tiempo en que comparten

los Nietos y los abuelos

porque el tiempo se agota

que cruel es la muerte con ellos.

Suplica a la muerte

Ya que no hay vuelta de hoja

no atormentes a mi abuela

ni la dejes sufrir en su nueva casa

no merece condena porque fue buena.

te prometo que si le concedes

La posibilidad de ver la luz

y que camine en su dirección y la busque

todos los años te pondré una vela, una luz

Calaveras literarias a los abuelos fallecidos
5 (100%) 1 vote[s]

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..