Calaveras literarias a las viudas

Calaverita para viudas

Escribirles una buena calaverita literaria a las viudas implica desnudar uno de los tabúes que la sociedad latinoamericana ha creado a través del tiempo alrededor de estas mujeres que han perdido a su querido y adorado esposo.

La calaveritas literarias a las viuda son también como un homenaje a esas mujeres que todos ven tan afligidas por quedarse tan solas en el mundo. Las viudas merecen todo nuestro amor y respeto, recordemos que muchas son nuestras abuelas, madre o tías.

Pero hay otras viudas que no son ni nuestras abuelas, ni nuestra madres no nuestras tías, a esa también le debemos dar todo el amor que podamos, también le podemos dar calor y compañía, todo sea por la solidaridad que debe privar en las relaciones humanas.

Calaveritas a las viudas

Las calaveras a las viudas no pueden dejar de ser jocosas dado que las viudas se han ganado una fama en la sociedad que linda entre el respeto y la parodia. Es muy común que a la viuda que decide buscar una nueva relación amorosa con otra persona la llamen viudas alegres como si estuviesen haciendo algo malo.

Calaverita para viudas

Hay otras que le dicen viudas negras porque la gente sospecha que ella misma mató al marido, esto si bien resulta muy injusto e irrespetuoso, siempre es motivo para hacer chiste y bromas sobre el tema. Por eso una calaverita a la viuda negra no puede faltar.

A continuación te dejamos dos calaveras literarias para esas mujeres tan importantes en la sociedad.

Calaverita literaria para una viuda alegre

La gente dice que doña Rosa es una viuda alegre
Después de llorar a su esposo a moco tendido
Es que ella aún mucho amor tiene
No es malo que lo quiere compartir conmigo
Sería muy egoísta si todo ese amor que lleva por dentro
Se lo guardara para sí sola
Para otra cosa a que dejar el lamento
Ella está viva toda
Además doña Rosa tiene buena herencia
La que le dejó su querido Heriberto
Y sería muy mucha inclemencia
Que ella no disfrute lo del muerto
Que viva las viudas alegres
Ellas merecen ser felices
Ya basta que todos las frieguen
Viva la pepa, como dicen
A los muertos como muertos se les respeta
Pero los vivos seguimos vivos
Así que sigamos la fiesta
No queramos que nos coma el olvido

Calaverita literaria para una viuda negra

La vecina de al lado tiene fama de ser viuda negra
Las malas lenguas dicen que ha tenido cuatro maridos
Y todos se han muerto sin gloria ni pena
Y ya tiene cuatro herencias consigo
Ella se defiende y dice que no es culpa suya el asunto
que cada vez que la da el café a su esposo
el pobrecito se quede difunto
así que no le queda más remedio que enterrarlo en el foso
pobrecita la viuda negra
ella no tiene la culpa de nada
la culpa es de la ceguera
pues sus esposos no ven por donde pasa

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..