Calaveras literarias a la barrendera

Calaveras literarias a la barrendera

Los barrenderos otra figura infaltable en el ideario popular, hoy entregamos verdaderas joyas de arte sobre estos pintorescos personajes que se volvieron una imagen emblemática en todas las sociedades del mundo. Enemigos número uno del sucio o mugre, provistos de su herramienta principal: La escoba; visitan hasta el último rincón dejando limpio cada milímetro del espacio donde pasan.

Calaveras literarias de barrenderos nos cuentan toda la travesía realizada por estos profesionales de la limpieza. Sin duda alguna son los más alegres y risueños, nunca faltan en sus labios estrofas de melodías o silbidos cadenciosos porque han perfeccionado el arte de la alegría de la mejor actitud hacia la vida, y hacia la muerte también afirman ellos cuando se les pregunta.

En calaveras literarias de barrenderos nos encontramos con estos personajes que la gran mayoría se equivoca pensando que realizan un trabajo muy fácil y simple, pero no es así, de hecho algunos cubren áreas tan inmensas con su escoba que trabajan por guardias, por lo que muchas veces realizan su trabajo a altas horas de la noche o a primeras horas de la madrugada, además su trabajo no consiste solo en barrer.

Estos profesionales de la pulcritud también tienen que recoger todo tipo de basura y desechos. Además deben vaciar las papeleras y los recipientes de residuos de las calles, o donde laboren, incluso cubren la limpieza de setos y jardines de la zona. No es fácil como dicen porque en su mayoría les toca muchas veces padecer de la intemperie.

Esta profesión es poco reconocida laboral y socialmente, tal cosa es un error porque su labor es muy necesaria para la salud y limpieza tanto personal como colectiva, sin los barrenderos todo sería caótico, insalubre y de mal gusto

Algunas calaveras literarias a los barrenderos

Juana la barrendera nocturna del hospital central se aferra a su escoba

Todos los días con determinación y dulzura minuciosa

Con un amor y dedicación que casa nadie logra comprender

Con la única intención de barrer bien limpio pasa que los pisos estén impecables

Este oficio es ingrato, casi siempre pasa desapercibida y no se le reconoce

Su abnegada labor y su desinteresado compromiso por el hospital

Y por la sociedad que tanta falta le hace librarse de todo tipo de suciedad

Juanita llora por los pacientes que fallecen, especialmente por lo que no tienen familiares,

Barré y llora por los olvidados de la tierra, por los desvalidos y desamparados,

Estos espectros se quedan con ella en esta dimensión haciéndole compañía

Agradeciéndole que se preocupó por ellos en sus últimos momentos de su vida

Ella en el fondo sabe que también es una no reconocida, una pobre barrendera,

A veces cuando trabaja luego de la media noche  siente como unas presencias

Unas reconfortantes  esencias que la hacen sentirse bien

Ella sabe que son las ánimas de los muertos olvidados del hospital central que son como sus familiares que más temprano que tarde le darán la bienvenida al otro mundo y así ella también le hará compañía a otra barrendera nocturna.

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..