Calaveras literarias a Kim Il-sung

Calaveras literarias a Kim Il-sung

Te estamos entregando calaveras literarias  a Kim Il-sung, ex presidente de Corea del Norte recibiendo el título póstumo de Presidente Eterno de la República. Kim Il-sung nació en Mangyongdae, Pionyang, Corea japonesa, el 15 de abril de 1912 en Pionyang, y murió de infarto al miocardio en Corea del Norte el 8 de julio de 1994. Fue un destacado político, militar y escritor, creador de la denominada  ideología juche, de religión ateísta y líder supremo de la República Popular Democrática de Corea del Norte desde los inicios de su creación en el año 1948 hasta el final de sus días.

En calaveras literarias  a Kim Il-sung encontraremos muchas cosas sobre su vida que quizás nunca has escuchado. Este otrora hombre fuerte de Corea del Norte se convirtió muy joven en Comandante supremo del Ejército Popular de este país, así como Presidente del Buró del Partido del Trabajo de Corea. Tras su muerte sus restos fueron sepultados en el Palacio del Sol de Kumsusan, legando su poder a uno de sus seis hijos, tenidos en dos matrimonios.

Con calaveras literarias  a Kim Il-sung nos encontraremos con la gran admiración que este difunto hombre despertó en su pueblo, un fervor que raya en veneración el cual se ha convertido en el vínculo más fuerte usado por su heredero al poder con su país, el cual ha logrado traspasar parte de el hacia su figura a pesar de convertirse en uno de los mandatarios más excéntrico, temido y odiado del mundo. Todas esas glorias y decadencias la encontrarás en calaveras literarias a Kim Il-sung.

En ningún país del mundo debería existir la guerra

Tu mejor que nadie lo sabe, de ella solo quedan

Tierras devastadas y pueblos dividos en norte y sur.

Aunque se venere tu imagen en una plaza

Y tu nieto amenace el mundo

Los que queremos la paz no podemos dejar pasar

Que en sus venas corre la sangre de tu estirpe

Que en oriente tiene mucho de sagrada.

El mundo ha cambiado, pero las guerras siguen igual

Queriendo en nombre de la paz acabar con la humanidad

Tenias el puño de acero y al invasor de tu tierra sacaste

Eso pocos lo hacen pero una nación entera lo agradece.

Quien pudiera pensar que de un país tan chico

Con muy pocos habitantes se pudiera conformar

Tu ejercito de militares, aviones y armas nucleares

Nadie puede dudar que si el coreano se respeta es de armas tomar

Ya todo se hizo como cuenta la historia

Deseamos todos en el planeta

Que tu hijo olvide la gloria

Y despierte su conciencia.

En el pacifico se inauguran calles plazas y escuelas

Con tu nombre, ojala no llegue la guerra

Para que no se acaben ni las calles ni las plazas ni las escuelas.

Todo va mejorar, eso es lo que deseamos

No sabemos donde estás

Pero si algo es seguro

Que tu nombre de la historia no se va a borrar.

El problema del mundo no es la guerra

Ni las armas, o la destrucción que ellas causan

El problema del mundo, la amenaza verdadera

Es el general que la comanda.

Comparte con tus amigas y amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..